Una producción más segura y sostenida en Reino Unido

Imagen Producción más segura y sostenida

En septiembre de 2018, Repsol Sinopec Resources UK, una joint venture en la que Repsol dispone del 51% de las acciones, inauguró una nueva sala de control en su sede de Aberdeen para monitorizar las operaciones de plataformas offshore en el Reino Unido. Esta sala servirá para mejorar la colaboración en tiempo real entre los equipos técnicos que se encuentran en tierra firme onshore) y los que trabajan en las plataformas en el mar (offshore).

El principal objetivo de este centro de operaciones integradas (IOC, abreviatura en su traducción inglesa) es reducir el riesgo y optimizar la eficiencia de la producción mediante una mejor planificación de las paradas programadas y la reducción de las no programadas. De igual modo, a través de la tecnología, busca fortalecer el sistema de toma de decisiones con más información, mediante un análisis de datos predictivo y potente. Todo ello ayudará a aumentar la fiabilidad de las instalaciones en término medioambientales y de seguridad.

Con su apertura, Repsol cuenta ya con dos centros de operaciones integradas en sus oficinas de Aberdeen. En concreto, esta nueva sala monitoriza las instalaciones del hub denominado Flotta Catchment Area. A corto plazo está previsto completar el proyecto con un tercer IOC, que controlaría las instalaciones del hub Greater Fulmar Area.

La apertura de estos IOC se enmarca en nuestra estrategia de integración de activos, en línea con el proceso de digitalización de la compañía.

Abrimos un segundo Centro de Operaciones Integradas (IOC) en Aberdeen para mejorar la eficiencia y el proceso de toma de decisiones

Una extensión del equipo offshore

Provistas de ordenadores y pantallas de gran tamaño, las salas permiten visualizar los datos y retransmisiones en vivo de las plataformas. Gracias al uso de tecnología 4G, es posible poner en contacto a proveedores externos y personal de la plataforma y compartir datos en directo.

A efectos prácticos, los empleados del IOC son una extensión del equipo offshore, con una visibilidad casi completa de los procesos en las instalaciones. El equipo onshore puede, con mayor facilidad, analizar los datos para optimizar y mejorar las operaciones.

El equipo también puede contribuir a diagnosticar y resolver problemas con mayor rapidez. Por ejemplo, una parada debida a un fallo en un equipo que antes podría durar días, ahora puede solucionarse en cuestión de horas. Los proveedores también pueden acudir al IOC para identificar posibles fallos en los equipos, en vez de tener que desplazarse offshore.

La puesta en marcha del primer centro de operaciones ha supuesto un ahorro para la joint venture de más de 70 millones de euros desde 2017. Al mismo tiempo, se ha alcanzado una eficiencia productiva cercana al 85%, al poder anticipar las paradas no planificadas o hacer reinicios más rápido y seguros tras una parada.

La apertura de estos Centros de Operaciones Integradas (IOC) se enmarca en la estrategia de integración de activos y digitalización de Repsol