Tecnología

Imagen Tecnología

En 2018 aprobamos la nueva estrategia en Tecnología y Corporate Venturing, basada en seis objetivos: reducción de la intensidad energética y de las emisiones de CO2, mejora de la rentabilidad de nuestros activos, diferenciación de productos, soluciones diferenciales basadas en datos y servicios energéticos orientados al cliente.

Para hacer frente a estos retos contamos, en primer lugar, con un portafolio que integra proyectos internos de I+D e inversiones en startups de carácter tecnológico. Además, evaluamos escenarios energéticos futuros a través del desarrollo y la prueba de nuevas tecnologías.

También trabajamos en varias soluciones innovadoras para reducir el gasto energético en las instalaciones industriales, adoptar fuentes de energía renovables para disminuir emisiones y proporcionar herramientas avanzadas de simulación y análisis de datos.

Los proyectos en curso en Upstream tienen como objetivo desarrollar metodologías y aplicaciones que permitan acortar el plazo necesario para alcanzar la producción de nuestros campos, mejorar la eficiencia de las operaciones y contribuir al desarrollo de áreas exploratorias, en las que Repsol pueda tener una ventaja competitiva.

Entre estas iniciativas tecnológicas destacan el proyecto de Interpretación Sísmica Automática, que desarrolla herramientas de asistencia por ordenador para una interpretación del subsuelo mucho más rápida. Proyectos como Geomecánica para Activos No Convencionales, o de Recuperación Mejorada contribuyen a aumentar significativamente la eficiencia operativa, incrementando la producción con menores costes. Otro ejemplo lo constituye el Proyecto de Petrofísica Digital, en el cual nuestros equipos desarrollan técnicas de laboratorio y algoritmos capaces de transformar las muestras de roca de los almacenes de petróleo y gas en modelos digitales.

Asimismo, estamos trabajando en varios procesos de baja intensidad en carbono, incorporando materias primas alternativas y cuyo objetivo es obtener biocombustibles avanzados. Otro proyecto destacado es el SUN2HY, en colaboración con Enagas, con el que se pretende obtener hidrógeno con una reducida huella de carbono a través de procesos de fotosíntesis artificial.

Por otro lado, nuestra compañía desarrolla varios proyectos para apoyar al negocio de Química en su estrategia de economía circular y plásticos sostenibles. Se mantienen las líneas de desarrollo de tecnologías de polímeros en las que el CO2 sustituye a materias primas de origen fósil.

En cuanto a la línea de diferenciación de productos, en 2018 se han desarrollado nuevas aplicaciones como, por ejemplo, los polioles ignífugos. También es destacable la primera comercialización de polipropileno para impresión 3D en filamento.

Además, se ha creado una nueva área denominada Energy Transition, cuyo objetivo es desarrollar productos y servicios de base tecnológica para el nuevo modelo energético. En concreto, en el corto plazo se están desarrollando servicios energéticos de alto valor añadido para el cliente, basándonos en la eficiencia energética y la agregación de la demanda.

La inversión en I+D ascendió a 84 millones de euros durante el año 2018. Esta actividad se coordina desde el centro de investigación Repsol Technology Lab, un campus con más de 230 investigadores, que trabajan en 200 proyectos y 190 alianzas y asociaciones con las mejores instituciones del mundo. En 2018 se registraron 20 patentes.

84 M€
invertidos en proyectos de I+D