Química

Imagen Química

El ejercicio 2018 estuvo marcado por las paradas programadas realizadas en dos de los principales centros de producción: el complejo de Sines (Portugal) y la planta de óxido de propileno/estireno de Tarragona (España). Su menor actividad motivó un descenso de las ventas a terceros (2,6 millones de toneladas, un 8,6% menos). En el balance del año destaca el aumento de ventas fuera del mercado europeo (473.000 toneladas, un 7% más).

Durante estas paradas se realizaron inversiones para mejorar la eficiencia, la fiabilidad, la seguridad y el medio ambiente Fruto de estas inversiones, el complejo de Tarragona obtuvo la primera certificació en seguridad alimentaria (FSSC 22000) concedida a un centro de producción de poliolefinas en el mundo.

Durante 2018 continuamos con la estrategia de diferenciación de productos. Una de las iniciativas más destacadas fue la primera producción de copolímeros de alto impacto (TPOs) de polipropileno, Repsol ImpactO®, diseñado para cumplir los requerimientos más exigentes del mercado de automoción.

Al mismo tiempo, y conscientes de la necesidad de promover el desarrollo sostenible, el negocio de Química está fuertemente comprometido con la economía circular de los plásticos. Este compromiso se materializa en proyectos como Recliclex, Zero, Bio o Cero Pellets.

Además, hemos suscrito el compromiso Voluntary Pledge, ante la Comisión Europea, con el objetivo de aumentar el número de plásticos reciclados en el mercado europeo en 2025.

Negocios
2,6 Mt
ventas de productos
petroquímicos